Alberto R Zambrano U · Español (Spanish)

Occidente requiere de liderazgo masculino

Por Alberto R. Zambrano U., MD. Texto original aquí

El feminismo ha castrado a occidente en formas inusitadas: Gracias a esas políticas tenemos a ISIS y una generación de hombres castrados y desconectados de su verdadero sentido de ser

¿Por que los jóvenes están molestos e iracundos? Porque su futuro les está siendo robado.

Las instituciones mixtas (entendidas como aquellas compuestas por hombres y mujeres) que están bajo el alcance y la influencia del feminismo en cualquiera de sus corrientes recientes terminarán por ser dominadas por una mujer. Esto no quiere decir que sea una tragedia pese, pero la sensibilidad femenina dentro de las instituciones occidentales ha traído consigo un acelere en lo que Oswald Spengler y Julius Evola advirtieron como el declive de la civilización occidental.
Los conflictos entre hombres y mujeres terminan siendo dominados por mujeres ya que el género femenino siempre apela a los medios de coerción: Reclutamiento, avergonzar, chismorreo, y ataques sistemáticos a la reputación del contrincante.

Así que si una mujer ataca, siempre lo hará desde la coerción femenina y sólo hay cuatro formas de responder

  1. Someterse: Darle a esa mujer lo que quiere.
  2. Disociarse: Huir. Romper con la interacción.
  3. Retaliar con la misma forma de coerción.
  4. Violencia.

La primera opción tiene como resultado el dominio absoluto del género femenino sobre el masculino.
La segunda opción le concede espacios de dominación cívica y cultural a las mujeres, es lo que tenemos hoy día.
La tercera opción no es correcta ni honorable si el contrincante es un hombre. Pero aun cuando los hombres se han ajustado a estos procederes indignos de su género y han comenzado, de forma sistemática a emplear medios femeninos de coerción, la forma, psicología y sensibilidad femenina prevalece y triunfa a través de ellos como instrumento, es por ello que el credo de la corrección política es tan evidente y triunfante en Occidente.
Por último, los cánones de la civilización occidental debidamente han anulado la cuarta opción. Los hombres somos notoriamente más fuertes y podemos dominar físicamente a las mujeres mediante el uso de la violencia y el saber restringir y evitar que todo conflicto con una mujer escale a este nivel es lo que nos distingue de esos animales barbudos que están en Medio Oriente.

El feminismo más reciente ha tomado como norma que las instituciones y los espacios no son exclusivamente femeninos o masculinos. Los feministas han identificado y han sometido mediante coerción a las instituciones occidentales para que se sometan al nuevo credo: La integración, el multiculturalismo, y la diversidad.
Eufemismos para decir: Anti-Masculino y Anti-Blanco Europeo.

Uno de los grandes obstáculos con los que el feminismo se ha topado, han sido las instituciones pequeñas, siendo el hogar el más básico y fundamental sitio en el cual esta doctrina de odio hacia la humanidad ha fracasado en sus intenciones.
En el hogar los hombres preservan su soberanía si le puede ofrecer beneficios y retener privilegios a una mujer, y puede hacerlo, en parte si es capaz de disociarse del pacto sagrado que implica la vida en el hogar. Si los beneficios ofrecidos al sexo femenino en un hogar son lo suficientemente convincentes y positivos, en el momento de poner en una balanza las ganancias y pérdidas, la mujer, al igual que todo ser humano pensante toma la decisión más sabia y se queda con su hombre.
Los seres humanos siempre hemos funcionado y actuado con base a nuestros intereses e incentivos para poder interrelacionarnos en sociedad.

Las instituciones grandes, como las universidades, el Estado, las empresas, etc. tienen una dinámica distinta a los hogares y es por ello que el feminismo ha avanzado tanto en sus criminales y discriminatorios procederes.

Conforme se “feminizan” las instituciones, los hombres se vuelven afeminados y progresivamente aceptan el rol contranatural de sumisión y subordinación dentro de esas instituciones, o pueden huir, y evitar ser afeminados por coerción.
Espero se entienda en este escrito que ser afeminado nada tiene que ver con una tendencia u orientación sexual, me refiero a los procederes en materia de resolución de conflictos.
Cuando formé parte de esa gran escuela de formación ciudadana llevada adelante por la Universidad Central de Venezuela que es el Modelo Mundial de Naciones Unidas de Harvard, aprendí a resolver los conflictos mediante el diálogo y aprendí el valor del carácter masculino en procesos de negociación y resolución de problemas. Me he dado cuenta, con el paso del tiempo y mi transición desde un joven estudiante rebelde hasta ser un profesor universitario conservador que el feminismo dentro de las instituciones disminuye la habilidad del hombre de producir y traer a las instituciones beneficios y prebendas con las cuales negociar por su soberanía incluso bajo su propio techo.
Y esto es absolutamente relativo al declive de la riqueza y estatus de los hombres en la sociedad y dentro de las instituciones, así que directamente esto afecta y se extrapola a la institución hogareña.

El proceso de la feminización debe tender a proceder, por ende hasta que se encuentre con un sistema agresivo y violento de conquista. Si bien no es lo preferible y en ningún momento abogo por ello, prefiero acudir a la verdad y las pruebas de la debida diligencia que esta amerita: El feminismo no ha triunfado en países islámicos por su barbarismo inherente, y tampoco ha triunfado en Europa Oriental porque el comunismo que durante setenta años gobernó esos territorios colocó en una especie de permafrost los aspectos más fundamentales de lo que significa ser occidental.

men-in-skirts
Hombres europeos usando faldas para protestar contra las violaciones. Así no se defiende a la civilización occidental de la barbarie islámica.

La nueva Europa del Este y hasta cierto punto la Latinoamérica más conservadora que ha sobrevivido bajo el Socialismo del Siglo XXI tendrán mucho que decirnos a los occidentales sobre lo que significa conservar nuestras tradiciones masculinas y naturales.

Por la forma en la que el juego político ha repartido sus cartas actualmente, la opción es binaria: Matriarcado o Patriarcado. No hay medias tintas. La dirección que tomemos como civilización depende de la forma en la que los hombres usen la violencia.

Es obvio que los hombres de hoy en día no tienen ni la más puta idea de cómo interactuar con mujeres.
Y que los hombres de hoy día han olvidado cómo ser hombres.

El estado actual de cómo resolver las disputas y contiendas con ideologías como el Islam en Europa, por ejemplo ha sido por medio de la sumisión y la debilidad.

El conformismo, la “tolerancia”, el “mejor no peleemos” y el “no podemos herir los sentimientos de otros” han sido comportamientos coercitivos femeninos.
Con este tipo de afirmaciones no quiero decir que el feminidad sea negativa, todo lo contrario, la feminidad es absolutamente positiva siempre que sea orientada en cosas como la familia, crianza de los niños, la cocina, la escuela y la educación eclesiástica. Los caracteres femeninos no son útiles al momento de conflicto, violencia, política y conquista porque eluden la masculinidad fundamental inherente al carácter natural de los hombres.

En sociedades homogéneas, es decir, en aquellas donde la inclusión, el multiculturalismo y la diversidad no son banderas ni modelos a seguir, la feminidad y sus procederes sirven bien a las mujeres. Mientras que el son que vemos hoy en día tocado por la música del feminismo es “coopera o muere”.
Este tipo de comportamientos pueden significar la diferencia entre vivir o morir como individuos y como sociedades.

En la sociedad (((Multicultural))), (((progresista))), (((incluyente))) y (((diversa))) de hoy, en la que las mujeres y hombres débiles tienen las riendas y están a cargo de la toma de desiciones, sus acciones nos traen como consecuencias la muerte muchos.
Basta conque veamos lo que pasó en Niza, o en Berlín el año pasado.

Este tipo de comportamientos y procederes le están dando forma y están dirigiendo las acciones de la civilización Occidental.
Podríamos decir que la “tolerancia”, “aceptación”, y el “amor” es lo que dirige la brújula moral de occidente. El problema radica en que ninguna de estas características aplica a personas de descendencia europea. este tipo de características son usadas como armas en su contra. Son una serie de palabras vacías diseñadas por lingüistas para controlar el lenguaje, pensamientos y respuestas de la gente.

Veamos un par de ejemplos:

Ejemplo 1:

Millones de hombres musulmanes llegan a costas Europeas a manera de invasión.

c6c3fe6a-4960-477c-a85a-d17abd3fb64d-2060x1236
¿Africanos inocentes, léase bien, africanos, que huyen del conflicto civil Sirio o invasores?

Típica respuesta masculina: ¡Epa!, estos negros que llegan aquí ataviados con Adidas, Nike, y que tienen un smartphone mejor que el mío, vienen a Occidente a hacer disturbios y reclamar por privilegios de los que ni siquiera son merecedores. ¿Que se han creído estos bárbaros?

Típica respuesta femenina: (((Los medios))) nos han demostrado que estos africanos, pakistaníes y refugiados provenientes del África Subsahariana están huyendo de una guerra civil brutal en Siria. Tenemos que ayudarles y recibirlos. No podemos ser crueles con ellos ni podemos juzgar su cultura. Refugees welcome, Kumbayah, Señor, Kumbayah.

Ejemplo 2:

Millones de fanboys de la globalización, la inclusión, la diversidad y el multiculturalismo inundan tu país con gente que no es blanca y tratan de reemplazarte demográficamente.

Respuesta típicamente masculina: ¡Epa!, La distribución étnica de la población histórica de mi país, que era 90% blanco bajó en un lustro a ser 60%. La mayoría de esta gente vota a la izquierda, son comunistas y quieren importar su cultura a mi país en detrimento de la mía. ¿Por que no puedo conservar mi país como era? ¿Que tiene eso de malo?

Respuesta típicamente femenina: Todo va a estar bien, es malo quejarse, si te quejas vas a molestar a esta gente que viene a este país a enriquecer nuestra nación con su cultura. No debemos herir sus sentimientos, debes guardar silencio.

Ejemplo 3:

Los homosexuales y el colectivo LGBTIJAKDSAIUHEIQB están llevando adelante su agenda política contra viento y marea y criminalizan a todo aquel que piense distinto a ellos.

Respuesta masculina: ¡Epa! Pronto ser heterosexual va a ser la excepción y no la regla. ¿Desde cuándo se solía pregonar “tolerancia” para con esta gente”, pero ahora no puedo decir lo que pienso de ellos si estoy en desacuerdo?

Respuesta femenina: Esto es por tu propio bien, no seas homófobo, debemos llevarnos bien los unos con los otros. No puedes estar en contra del amor y las decisiones de las personas, Oh, there ain’t no other way, Baby I was born this way. 

Occidente está urgido de ser gobernado por hombres masculinos.

¿Por que creen que Donald Trump ganó la presidencia de EEUU? Porque la gente está harta de liderazgos ineptos y débiles. La gente quiere un líder que sepa lo que está haciendo y que luchará para conseguirlo.
La gente quiere a alguien que pueda enfrentar los problemas, hacer preguntas incómodas, y tomar acciones difíciles, aún cuando eso implique ensuciarse las manos.

Los hombres lideran y las mujeres los siguen.

Eso no lo inventé yo, es una ley natural. Las mujeres se sienten atraídas por hombres fuertes que lideran. Creer lo contrario es estar convencido de que el Ratón Pérez y Santa Claus existen. Miremos hacia atrás y veamos el pasado: Hombres fuertes le dieron forma a grandes imperios, naciones y estados. Hombres de todo tipo: blancos europeos, aztecas, mongoles, chinos, alemanes, japoneses, musulmanes, etc.
Que hayan mujeres feas y frustradas como Aglaia Berlutti, Lena Dunham, Cilia Flores, Hillary Clinton, Frida Kahlo, etc. que te digan que la razón por la cual los hombres son líderes y las mujeres no es por “el patriarcado”, es mera propaganda.

Lo último que necesita el hombre de hoy es que una mujer le diga que hacer y cómo actuar. Dicho de otra forma, necesitamos que los hombres dejen de actuar como mujeres.

(((La prensa))) ha escrito hasta el hastío artículos de mujeres diciéndole a hombres cómo actuar en materia de relaciones, pero NUNCA hemos leído artículos escritos por hombres diciéndole a las mujeres como actuar en materia de relaciones. Los hombres dejamos que sean las mujeres las que eduquen y enseñen a las de su mismo sexo en cómo aumentar su sexual market value. No es nuestro rol el asesorarlas en esa materia. ¿Por que habría de ser distinto? ¿No estamos hablando de una época en la cual hombres y mujeres valen lo mismo? Y de ser así ¿no vale la pena que sean hombres los que asesoran a hombres y mujeres las que asesoren a mujeres en materia de relaciones?

Los hombres y las mujeres no son iguales, son distintos. En todos los sentidos. Los hombres no debemos buscar consejos en revistas de mujeres sobre cómo atraer a una chica.

No soy misógino.
Yo amo a las mujeres, amo a mi madre, a mi hija, a mi hermana y a mi esposa, en sus distintas dimensiones y justa medida. Son buenas mujeres y ellas deben entender que existe una dinámica social natural impuesta no por los hombres sino por la naturaleza para la preservación de la especie.

A las mujeres les atraen los hombres masculinos, de la misma forma que los hombres se sienten atraídos por mujeres femeninas

(((Ayn Rand))) no era una mujer particularmente atractiva, pero en sus novelas ella narra a hombres que tienen don de mando, liderazgo, son capaces de construir, que son fuertes física y mentalmente, y que tienen un propósito en la vida.

Estos son los tipos de hombres que no hay en Occidente.

El mundo no requiere de mujeres tipo Angela Merkel, Theresa May, Dilma Rousseff, Christina Kirchner, Hillary Clinton o Cilia Flores. Quizá una Marine Le Pen pueda hacer de La France algo grande otra vez. (pun intended) pero sabemos muy bien que (((la prensa))) no se lo permitiría.

Si vemos el liderazgo masculino, que lo hay, no le ha fallado a la sociedad: Vladimir Putin, Donald Trump, Rodrigo Duterte, Bachar el-Asad, son hombres que han sido capaces de liderar a su naciones y a sus partidarios hacia la victoria.

Los hombres evolucionaron para liderar y proteger a la tribu y a su especie.

La izquierda ha hecho creer que tener un in-group preference es una mentalidad retrógrada, sin embargo esta in-group preference sólo es mala si se dirige hacia los blancos. Todas las demás razas la tienen permitida.

La crisis de ausencia de liderazgo masculino es la razón por la cual Europa está siendo violada por musulmanes actualmente.

Es necesario que no sólo en Europa sino que en el mundo surjamos hombres dispuestos a liderar para lograr cambios. No basta con ser guerreros del teclado. No me basta conque yo en mi comarca, en mi universidad , en mi puesto de trabajo me he dado a la tarea de querer ser el líder y llevar la vanguardia para poder empujar y crear el movimiento necesario para poder generar los cambios que yo quiero ver en la sociedad.

De eso se trata mi año 2017, de poder liderar.
Llegó la hora de ahombrarse.

Ahómbrate tu también y hagamos grande a Occidente otra vez.

 

Alberto Zambrano

Advertisements

One thought on “Occidente requiere de liderazgo masculino

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s